Usando el sonido en la ciencia

Usando el sonido en la ciencia

Escrito por: Ildefonso Gómez    26 mayo 2015     Sin comentarios     1 minuto

Estamos seguros de que nada más escuchar la palabra sonido pensaréis en las cosas que se pueden oír. Mucho nos tememos que el vocablo va mucho más allá. El sonido puede utilizarse de muchas maneras diferentes. Sería recomendable echarle un vistazo a algunos de los usos para hacer una idea de la gran cantidad de utilidades que puede llegar a tener.

Por ejemplo, ya existen frigoríficos que enfrían a base de sonido. Las ondas sonoras comprimen y expanden el aire, enfriando y calentando según sea necesario. Una opción ecológica. También existen los llamados ultrasonidos, que permiten soldar dos plásticos a través de ondas que hacen vibrar las moléculas. La fricción genera calor, produciendo su efecto correspondiente.

En el sector de la medicina se puede usar el ultrasonido para despegar una única célula. Esto da lugar a otros usos, como pueden ser la eliminación de células cancerígenas o las operaciones sin dolor. Otro de los usos, más cercanos a las personas de a pie, consiste en generar electricidad para cargar baterías. Imagínate cómo sería recargar el teléfono mientras hablas.

El sonido puede llegar a utilizarse en más sectores, aunque aquí hemos mencionado solo los usos más interesantes. Lo más curioso de todo es que las ondas pueden dirigirse y tener la velocidad que más convenga, dando lugar a todo tipo de utilidades. Interesante cuanto menos.

¿Cual pensáis que será el próximo sector en el que el sonido se use con eficiencia? ¿creéis que facilitará incluso la cura de enfermedades? La verdad es que hay muchas posibilidades de llegar a grandes logros.

Foto | Pixabay – Nemo


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.