6 abril 2016 Curiosidades

Zumo de naranja

El zumo de naranja es una de las bebidas más consumidas del mundo, además de una de las más saludables. Protagoniza los desayunos de miles de personas, por lo que no es extraño que estemos con el líquido cada poco tiempo. Eso sí, estamos seguros de que habréis notado que, después de lavarnos los dientes, su sabor es extremadamente raro. Por lo general, no es buena idea comer o beber inmediatamente después de pasarnos el cepillo. Sin embargo, el problema toma un nuevo color con el zumo de naranja.

La pasta de dientes incluye un curioso ingrediente, el lauril sulfato de sodio, que tiene su particular efecto sobre los receptores de sabor de la lengua, cambiando la manera en que se perciben los sabores de los diferentes alimentos. Su principal función es la de crear la espuma que vemos normalmente, aunque también tiene otras consecuencias.

El ingrediente actúa, como hemos dicho, sobre los receptos de sabores dulces de la legua, además de sobre los fosfolípidos, haciendo que la boca sea más sensible a otros sabores. Al final, el sabor del zumo de naranja adquiere una tonalidad diferente, incluso desagradable.

Si queréis evitar este problema desagradable, la mejor opción es la de adquirir una pasta de dientes que no incluya el famoso lauril sulfato de sodio. Eso, o beber zumo de naranja antes de limpiaros la dentadura. Cualquiera de las dos opciones es idónea.

Resulta curioso que el zumo de naranja sepa de otra forma tras lavarnos los dientes. Nosotros, particularmente, nunca nos hemos enfrentado a otra situación. De todas formas, conoced que existe y tiene un sabor amargo.

Vía | Today I Found Out
Foto | FlickR – Omar Burgos

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *