10 junio 2015 Salud

Engordar

Las conclusiones a las que se han llegado en un estudio sueco podrían llegar a ser bastante sorprendentes. Y es que, al parecer, las personas que están expuestas a los ruidos que emiten los automóviles, los aviones y los trenes podrían estar en peligro, además de en riesgo de engordar.

Gracias al estudio se pudo investigar a un total de 5.000 personas, determinan tanto el tráfico al que están expuestas como al modo de vida que llevan. La conclusión a la que se llegó es que aquellas que tenían una mayor exposición a los ruidos también poseen una mayor cantidad de grasa en el abdomen.

Según se ha explicado, por cada 5 decibelios adicionales en la escala del ruido la línea de la cintura aumenta en 0,21 centímetros. Sobre todo en las mujeres. El motivo no se ha descubierto, aunque muchos indican que este aumento de peso podría ser debido al estrés que provocan los ruidos molestos. El nerviosismo extremo provocaría un cambio en el metabolismo y las funciones cardiovasculares.

Hay que tener en cuenta que el estrés genera cortisol, la causante del depósito de grasa en la parte media del cuerpo. De hecho, no es la primera vez que provoca problemas, por lo que sería muy aconsejable tener cuidado con ella.

La próxima vez que detectéis que estáis ganando kilogramos de más, no sería mala idea tener en cuenta el ambiente en el que vivís. Es posible que el ruido esté provocando problemas en vuestro organismo. Al fin y al cabo, el estrés puede llegar a ser una caja de sorpresas.

Vía | The Guardian
Foto | Pixabay – PublicDomainPictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *