22 octubre 2007 Textos

prisionero.gif

Desde el principio de los tiempos, la mujer ha sido el objeto preferido del hombre para sus juegos más macabros. Algunos incluso la definieron como la eterna resignada. Todo era válido siempre que fuera contra la mujer. La que callaba, la que esperaba, la que cuidaba de los hijos, y la que mantenía el hogar sin condiciones.

En la actualidad, las tornas han cambiado. Aquellas “inocentes criaturas” se han convertido en la peor pesadilla de muchos hombres. Arpías sin compasión, que utilizan sus armas de “sexo débil” para salirse con la suya a toda costa.

Si la afirmación anterior, la escribiera un hombre, muchos le tacharían de machista y retrógrado. Si por el contrario es una mujer quien lo escribe, muchos pensarían… si lo escribe una mujer… por algo será.


Es un hecho que cada vez, son más parejas las que se separan, se divorcian o deciden emprender una nueva vida lejos de lo que hasta ahora era “su familia”. En la mayoría de los casos, no son separaciones de mutuo acuerdo o sencillamente la situación ha llegado a extremos insostenibles para ambos, en cuyo caso, la misión es : “Joder al otro, cuanto más, mejor”. En este punto es cuando cada una de las partes utiliza las herramientas que tiene a su alcance y es donde aparece lo que tanto miedo dá, una denuncia por malos tratos.

En el caso de los hombres, es un fenómeno menos extendido, tal vez por ese orgullo de “machos de corral” que algunos poseen aún. ¿cómo voy a denunciarla por malos tratos? Yo, un hombre hecho y derecho… ¿cómo voy a reconocer, que he sufrido todo tipo de vejaciones en el ámbito personal? Mi imagen se verá dañada y seré siempre el “calzonazos” al que ella ponía los puntos sobre las ies.

En el caso de las mujeres, y puesto que este es un tema de la mas incandescente actualidad, es la mejor forma para exprimir a su pareja hasta el límite de lo irracional.

No hace mucho, el demostrar que una mujer había sido maltratada física o psicológicamente, era algo casi impesable. La sociedad, aprobaba de alguna manera que el cabeza de familia propinara algún que otro cachete (presten atención al diminutivo) a su pareja… porque… algo habría hecho. Los menosprecios públicos, estaban a al orden del día. Si alguien oía decir a un hombre, que la que compartía su vida, no sabía cocinar, o que no le atendía adecuadamente, nadie se atrevía a discutirlo.

Sin embargo, en nuestros días es tan fácil para ella, cómo decir que han sido maltratadas psicológicamente, y se pone en marcha todo un dispositivo mediatico y policial, para la protección de la “supuesta víctima”. Nadie duda, que hay muchos casos (más de lo que podamos pensar) en los que la denuncia está cargada de verdad. Pero ¿alguien se ha parado a pensar en aquellas mujeres que utilizan ese argumento cómo herramienta para hacer daño a la otra parte? ¿Alguien se ha parado a pensar, el daño que puede hacer una falsa denuncia de este tipo? ¿cómo queda la imagen del otro? ¿su reputación? ¿su vida?.

Es en este caso, cuando él tiene que demostrar, que no ha sido el “maltratador”, la presunción de inocencia se va al garete. Pocos lo logran. Y en caso de no lograrlo, a parte del daño moral que una acusación de este tipo provoca, hay que pensar en la económica. La cuantía económica es prácticamente insostenible. Hombres que se ven forzados a vivir de la caridad familiar (eso si tienen mucha suerte, y hay una familia que pueda respaldarlos). Los menos afortunados, se buscan la vida como pueden, y siempre con el cartel en la frente de “maltratador”, lo que implica un abandono del que hasta entonces ha sido su entorno.

Nota: “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Tendremos que inventar alguna ley para los “perjudicados” en las denuncias falsas, he dicho.-

  • FAIRIES

    ME SIENTO MUY ALUDIDA EN ESTE TEMA… Y ME ESTA COSTANDO MUCHO ENFRENTARME A EL… YA SE QUE PUEDE HABER GENTE QUE MIENTA PARA HACER DACHO… PORQUE IGUAL QUE HAY GENTE QUE HACE DAÑO Y TE MIENTE (diciendote que te quiere) ESTOY A LA ESPERA DEL JUICIO… Y ME TIEMBLAN LAS PIERNAS DE PENSAR QUE NO PUEDO DEMOSTRAR QUE ES CIERTO. QUE PASARA CUANDO LO ABSUELVAN? IRA A POR MI AUN CON MAS RABIA? ESTO ES ASQUEROSO!!! MALTRATADORES, Y ENCIMA SE SIENTEN VENCEDORES. NO PIENSO CAERME POR EL… YO VALGO MUCHO MAS.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *