10 marzo 2009 Humor, Textos

feminismo asesino
Señorita tú que nos lees, ¿a dónde quieres ir, al cielo o al infierno?, pues si es al cielo te aconsejamos cambies de actitud, trata bien a los tíos, compórtate como una dama dulce y tierna. ¿Acaso no merecemos respeto para respetar?

Bueno sin más preámbulo presentamos algunas de las frases que debes desechar de tu persona, cambia tu mentalidad por una menos feminista, nosotros estamos dispuestos a ser menos machistas, de a poco lo venimos consiguiendo y deseamos tú hagas lo mismo. No te pongas siempre a la defensiva, da tu brazo a torcer debes en cuando, ¡arrepiéntete de tus pecados!

Él: ¿Puedo invitarte un trago?
Ella: En realidad preferiría que mejor me dieras el dinero.

Él: Estoy seguro que podría hacerte muy feliz.
Ella: ¿Por qué? ¿Ya te vas?

Él: ¿Qué dirías si te pidiera que te casaras conmigo?
Ella: Nada. No puedo hablar y carcajearme al mismo tiempo.

Él: ¿Me puedes dar tu nombre?
Ella: ¿Por que? ¿No tienes tu uno?

Él: ¿Vamos a ver una película?
Ella: Lo siento. Ya la vi.

Él: ¿Dónde has estado toda mi vida?
Ella: Escondiéndome de ti.

Él: ¿No te he visto en otro lado?
Ella: Si. Por eso ya no voy por allí.

Él: ¿Esta libre este asiento?
Ella: Si, y si te sientas también éste.

Él: Así es que, ¿A qué te dedicas?
Ella: Soy travesti.

Él: Hola preciosa, ¿Qué signo eres?
Ella: De negación.

Él: Tu cuerpo es como un templo.
Ella: Lo siento, pero hoy no hay misa.

Él: Si te viera desnuda moriría feliz.
Ella: Si yo te viera desnudo probablemente moriría de risa.

Él: ¿Dónde has estado toda mi vida?
Ella: Donde estaré el resto de tu vida: en tus sueños.

Él: Soy fotógrafo. He estado buscando un rostro como el tuyo.
Ella: Yo soy cirujana plástica. También he estado buscando un rostro como el tuyo.

Él: Hola, ¿No salimos juntos una vez? o ¿Tal vez dos?
Ella: Debió haber sido una. Nunca cometo el mismo error dos veces.

Él: ¿Cómo hiciste para ser tan bella?
Ella: Probablemente me toco la parte que te correspondía a ti.

Él: ¿Saldrías conmigo el sábado?
Ella: Lo siento, pero me va a doler la cabeza el fin de semana.

Él: Tu rostro hace que la gente se vuelva a mirarte.
Ella: Y el tuyo hace que se le vuelva el estomago.

Él: Vamos, no seas tímida. Dime algo.
Ella: Ok, ¡Lárgate!

Vía | Humor Feminista

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 marzo 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *