18 enero 2016 Curiosidades

Envejecimiento

Nosotros mismos nos mostramos sorprendidos cuando vemos cómo, en algunas familias, existen varios hijos y las madres, sorprendentemente, están como si nada. Es decir, como si el tiempo no hubiera pasado por ellas. Por supuesto, todo esto tiene su explicación. La misma puede extraerse de un estudio llevado a cabo recientemente en dos universidades canadienses, las cuales han conseguido resultados sorprendentes.

El trabajo que hicieron fue relativamente sencillo: analizaron el ADN de 75 mujeres durante un total de 13 años. El mismo se llevó a cabo sobre mujeres de origen Kaqchikel Maya, personas con origen en Guatemala. El objetivo era el de medir la longitud de los telómeros, es decir, las estructuras que están presentes en los extremos de los cromosomas, y que tienen una importancia vital a la hora de mantener la estabilidad del cuerpo y evitar el deterioro.

Las conclusiones se pudieron obtener gracias a las muestras de saliva que se pudieron conseguir al inicio y al final del estudio. De hecho, se llegaba a constatar que la longitud de los telómeros de los cromosomas era más larga cuanto más hijos vivos tenían las mujeres. Al darse este hecho, se protegían mejor las células, retardando el envejecimiento.

Es necesario mencionar que tener hijos también provoca que la comunidad se vea más involucrada, lo cual minimiza los esfuerzos de la madre y le ayuda, también, a mantener su juventud. Una cosa lleva a la otra.

La próxima vez que veáis a una familia numerosa con una excelente salud, ya conocéis las razones. Parece que, cuantos más hijos haya, el cuerpo se prepara para proporcionar menos signos de envejecimiento. Un dato curioso y sorprendente.

Vía | PLOS ONE
Foto | Pixabay – Unsplash

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *