¿Te gustaría comer una pera con forma de Buda o una sandía cuadrada?

Hace tiempo que los agricultores utilizan diversos métodos para mejorar la calidad de sus productos con una mejor imagen y sabor.

En esta ocasión la capacidad creativa de un labrador chino se ha puesto de manifiesto en la red, gracias a sus peras con forma de Buda.



Para lograr que la fruta tome la forma deseada se experimento durante varios meses con moldes de plástico transparentes hasta que se logró el ansiado objetivo.

El molde se coloca cuando la pera empieza a crecer, de esta manera se asegura que la futura apariencia tome el diseño requerido.

Otro ejemplo en donde se utiliza la misma técnica proviene del país del sol naciente, pues ya es común que se expendan sandías cuadradas en los supermercados.

Vía | Dogguie