3 septiembre 2015 Alucinante

Rayos

Si ayer hablábamos de Oliver Sacks, el hombre que escribió lo que pensaba sabiendo que iba a morir en pocos meses, en esta ocasión tenemos que hablar de la vida. Nos referimos a Roy Sullivan. Normalmente decimos que, si nos cayera encima un rayo, lo más seguro es que no sobreviviéramos. Lo contrario de lo que le sucedió a este hombre.

Sullivan era una persona que tenía una especial atracción por los rayos. Estuvo 35 años siendo el guardabosques de Shenandoah, un parque nacional estadounidense situado en el estado de Virginia. Con su extensión de 806 kilómetros cuadrados es muy normal que caigan rayos. ¿Qué pensaríais si os dijéramos que al popular guardabosques, durante todo el tiempo que estuvo trabajando, le llegaron a caer siete? Insólito, sin duda.

Las estadísticas confirman que le caía un rayo cada cinco años. Aunque, lejos de lo que pudiéramos pensar, consiguió sobrevivir a todos. El motivo de su fallecimiento fue otro muy alejado de los rayos, y que ni siquiera tiene que ver con las chispas.

El caso de Walter Summerford es parecido: fue alcanzado por rayos tres veces, sobreviviendo a todas. Aunque, eso sí, murió debido a las secuelas de uno de estos sucesos, las cuales le dejaron completamente paralizado. Otro dato curioso: un rayo destruyó su lápida mortuoria.

Da igual la “suerte” que hayan tenido estos dos hombres, os recomendamos que ni siquiera os acerquéis a los rayos. Lo más probable es que, si os alcanza uno, no viváis para contarlo. La descarga de electricidad os haría añicos.

Vía | The Washington Post
Foto | Wikimedia Commons – Deusito

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *