11 diciembre 2012

Con motivo de su aniversario J&B ha diseñado una edición limitada de botellas con 6 colores únicos, muy atrevidas y divertidas, que han ido acompañadas de una gran fiesta por todo lo alto.

El escenario elegido para el evento ha sido la Estación del Norte de Madrid, se trata de un edificio que llevaba ya bastante tiempo cerrado al público. Después de más de tres meses de intenso trabajo con un gran equipo de personas se ha conseguido remodelar la estación y convertirla en un espacio único y nada convencional.

Si has visto el vídeo de la fiesta habrás intuido que la experiencia audiovisual, las permonaces llenas de LED y la música electrónica han hecho de esta una fiesta única e inmejorable, sus más de 1000 invitados VIP han disfrutado de lo que vienen siendo las fiestas sonadas de J&B.

Como las botellas eran tan modernas y poco convencionales la marca quería reflejar su inspiración en la fiesta, por eso los asistentes han podido disfrutar de un espacio lleno de color y alta tecnología al servicio de la diversión.

El trabajo de la arquitecta, Teresa Sapey y su equipo como se puede ver en el vídeo fue espectacular. Una transformación radical para la presentación de las botellas más radicales de la marca de whisky caracterizada por su típica botella verde. Según palabras de la propia Sapey “Hace de este histórico edificio un lugar mágico, fusión del sabor del pasado, el presente y el nuevo mundo del tercer milenio”.

La sonada fiesta se enmarca dentro de la nueva estrategia de la compañía para impulsar su scotch whisky por el mundo, ya que en los últimos cinco años ha aumentado sus ventas en un 50%. Para que la tendencia siga así la compañía invertirá más de 1.500 millones de euros en la creación de una nueva destilería y la ampliación de las que ya posee.

También te puede interesar