29 junio 2015

Lo que se dice saber cocinar como para hacer videorecetas va a ser que no es cosa de El Rubius, pero viniendo de él y sus colegas solo puedes esperar que una receta sea de todo menos instructiva. aunque no se le ha dado nada mal el reto de hacer un Kit Kat gigante, si no mira el vídeo y verás qué tal le fue.

Si tú también quieres quedarte con tus amigos y presentarte en la próxima fiesta con un Kit Kat gigante o quieres pasar una tarde diferente toma nota de lo que necesitas:

  • Mucho (muchĂ­simo) chocolate con leche para fundir
  • Un cargamento de Kit Kat como para rellenar todo el interior
  • Un molde, ya sea fabricado o fabricado como el de El Rubius
  • Un pinche (o varios)
  • Mucha locura e imaginaciĂłn

Cuando ya lo tengas todo listo prepárate para pasarlo en grande, comienza fundiendo todo el chocolate, es lo que hará de cobertura a tu Kit Kat gigante. Es recomendable que lo vigiles bien si lo vas a meter en el microondas ya que si se quema no valdrá. Si lo vas a hacer al baño María, olé tú, prepárate por si tienes problemas técnicos como El Rubius y se sale el agua hirviendo. Sobre todo que no caiga agua en el chocolate, muy importante. Y si le quieres dar un toque de brillo échale un poco de mantequilla a la mezcla, verás cómo cambia la cosa.

Kit Kat Rubius

Una vez tienes el chocolate fundido echa un poco en la base y mételo en la nevera para que se enfríe. Si no lo dejas enfriar y metes los Kit Kat ahora lo único que vas a conseguir es que se mezclen y no quede el efecto barrita de Kit Kat que estamos buscando. Cuando esté frío le añades los Kit Kat como si fuera el relleno, haz pilas con ellos del grosor que estás buscando.

Una vez listo solo queda echar de nuevo chocolate fundido, pero con cuidado para no destrozar la obra de ingeniería que has construido. Rellena bien las paredes para que no se vean los Kit Kat del interior y alisa bien la base. Mételo de nuevo en la nevera unas horas y ya está.

Solo queda sacarlo de la nevera un rato antes y quedarte con tus amigos cuando vean el Kit Kat Gigante hecho por ti. A la hora de partirlo, no seas como El Rubius y sus colegas, lo puedes calentar un poquito o bien pasar el cuchillo por agua tibia para que se pueda cortar mejor. solo quedará lo mejor: tomarte un respiro y ¡Disfrutar de tu Kit Kat gigante!

ArtĂ­culo Patrocinado


También te puede interesar