8 abril 2016 Curiosidades

Hábitos

Es más que normal que de vez en cuando nos intentemos formar un nuevo hábito en la cabeza. Debemos afrontar una serie de problemas e inconvenientes ante los que son necesarias nuevas formas de actuar. Sin embargo, tenemos la mala costumbre de repetirnos los nuevos hábitos en infinidad de ocasiones. Y eso, según desvela un nuevo estudio, es algo malo. De hecho, se afirma que cuanto menos pensemos en estos hechos, más fácil nos será adquirirlos.

Tal y como confirma una investigación llevada a cabo por la Universidad del Sur de California, pensar mucho en un hábito que queremos aprender provoca que haya una falta de entendimiento en nuestra cabeza. Es decir, el sistema de memoria de procedimiento, la parte que necesitamos para formar un hábito, no requiere de la ayuda del consciente. La planificación y el comportamiento deliberado son acciones controladas por el sistema de memoria declarativa, el cual sí necesita mucho consciente.

Un buen ejemplo lo tenéis en las ocasiones en las que es necesario aprender un baile. En los momentos en los que nos concentramos demasiado en el ritmo, lo más seguro es que erremos en algún momento. Sin embargo, si lo hacemos en cierta manera de forma deliberada podremos obtener bastante éxito. Esto es debido a que existe un choque entre el llamado cerebro deliberativo y el procedimental.

La idea que se maneja es la de comenzar a adquirir los hábitos de manera mínima, pero sin pensar mucho en ello. Después, poco a poco, el cuerpo se adaptará y lo haréis todo casi sin pensar. Interesante ¿verdad?

Vía | Live Science
Foto | Pixabay – sarangib

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *