4 agosto 2015 Curiosidades

Ojos rojos

El hecho de que se nos pongan los ojos rojos después de salir de la piscina es algo habitual. Incluso muy investigado. No obstante, solo hay que echarle un vistazo a la situación en la que nos encontramos para conocer que los ojos rojos se deben a un proceso químico bastante curioso que no depende únicamente del cloro.

Las piscinas, además de ser un lugar muy divertido, resultan un charco en el que se unen todo tipo de gérmenes y bacterias que inciden sobre el cuerpo humano, teniendo diferentes resultados. Normalmente se echa cloro para evitar estos microorganismos, en mayor o menor medida. Pero eso no es suficiente. En el agua también se puede encontrar la llamada cloramina, una combinación del cloro y el nitrógeno. Y este último sale de la orina.

La mayoría de las veces, los bañistas se meten en el agua, soltando de forma inconsciente pequeñas cantidades de orina que, al mezclarse con el cloro, provocan los ojos rojos. Afortunadamente tenemos anticuerpos que evitan daños mayores, aunque ya sabéis lo que sucede cuando tengáis los ojos de color rojo: los habéis mezclado con orina y cloro.

No os preocupéis por este resultado ya que la madre naturaleza ha sabido aprender de todo tipo de situaciones para evitar daños que en algunos casos podrían haber sido mayores. En todo caso, tenéis que saber que en las piscinas existen una gran cantidad de gérmenes que intentan atacar a nuestro cuerpo, pero que son evitados gracias a las defensas que tiene el mismo. Menos mal que, al final, estamos más que protegidos.

Vía | Mental Floss
Foto | Pixabay – SEVENHEADS

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *