17 diciembre 2015 Salud

Mal de altura

A nosotros mismos nos ha pasado que, cuando vamos a un lugar que está muy alto, sentimos mareos y una sensación que nos provoca un cierto malestar. El llamado mal de altura es una condición que provoca miedo en cientos de personas, muchas de las cuales desconoce por completo por qué se da lugar esta dolencia. Vamos a echarle un vistazo a los motivos que acompañan a la enfermedad.

El mal de altura se debe a las dificultades que tienen algunos cuerpos para absorber oxígeno cuando existen cambios de presión en el aire. Según los números, la dolencia da lugar en el caso de que las personas estén padeciendo a 2.438 metros sobre el nivel del mal o más. Esta estadística varía. De hecho, hay personas que no empiezan a sufrir hasta que no superan los 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

Es evidente que, cuanta más altura haya, más graves serán los síntomas. La mayoría de ellos se centran en dolores de cabeza, vómitos, vértigo, problemas para dormir, confusión, dificultades para caminar, piel de color azul y desmayos. Tened mucho cuidado con la dolencia. Existen casos en los que es más que recomendable acudir a un médico.

Por lo general, los síntomas desaparecen tras unos días. En el caso de que no sea así, es aconsejable recibir asistencia médica, la cual se centrará en el oxígeno. Tened en cuenta que en los casos más graves se pueden producir edemas pulmonares o cerebrales.

El mal de altura es sufrido por cientos de personas en todo el mundo. Padecerlo no significa estar tomando medicamentos, pero sí tener en cuenta una serie de recomendaciones cuando se superan unas determinadas altitudes. Mejor prevenir que curar.

Vía | NHS Choices
Foto | FlickR – r. nial bradshaw

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *