14 febrero 2015 Curiosidades

Droga

Nuestros mayores suelen echarle la culpa de los problemas de la juventud a las drogas. Dicen que cuando los jóvenes salen de fiesta, toman determinado tipo de sustancias que les hacen más mal que bien. Algo sobre lo que se equivocan levemente, ya que un reciente estudio ha desvelado que, algo contrario de lo que se pensaba, en la Prehistoria también existía sustancias que podían hacer que a los lugareños se les quedaran los ojos como platos.

Según la investigación, en esta época los humanos también consumían, entre otros, opio, alcohol y hongos alucinógenos. De hecho, lo que se tomaba por aquél entonces llevaba a un estado de euforia, muy parecido al betel que se puede obtener actualmente en Asia. Algo que se ha llevado a cabo durante más tiempo del que pensábamos en un principio.

La conclusión se pudo obtener después de que se consiguiera un diente humano en una isla de Palawan con una característica muy interesante: tenía manchas rojas debido a la masticación de betel. De hecho, esta sustancia ha sido muy consumida y se tiene evidencia de sus existencia durante varios miles de años. Tal y como expresan los datos desvelados, ya se han encontrado muestras de sustancias como el alcohol, alucinógenos, opio, hojas de coca y tabaco.

Parece que el consumo de drogas no es algo exclusivo de nuestros días. Nuestros antepasados ya las utilizaban con el fin de estar contentos durante unas horas o, incluso, en ceremonias religiosas. Quizá eso explique muchas situaciones o comportamientos. ¿Qué pensáis vosotros sobre este tipo de actitudes? Cuanto menos curiosas.

Vía | Live Science
Foto | FraukeFeind

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *