20 octubre 2016 Salud

Comida

Cuando nos gusta algún alimento, o simplemente cuando olemos algún tipo de comida que sea de nuestras favoritas, el cuerpo comienza a generar más saliva de la habitual. Un suceso que se podría calificar como de bastante extraño, pero que en todo caso tiene su propia lógica. Veamos las opiniones de los expertos, las cuales nos permitirán conocer por qué se nos hace la boca agua cuando un alimento nos gusta.

Concretamente, según se ha desvelado, cuando ocurre esta situación el cerebro envía señales a las glándulas salivales, las cuales comienzan a producir más saliva teniendo en cuenta la presencia de comida. La salivación sería un estímulo asociado a la comida y a su olor, aunque el propio cerebro es capaz de asociar la respuesta a estímulos de otro tipo. Por ejemplo la vista, un recuerdo o una experiencia. Incluso la salivación se puede asociar a la alegría o a la emoción.

Debemos tener en cuenta que la saliva también ayuda a la digestión, a masticar y a tragar los alimentos. Además de a proporcionar protección a los dientes respecto de las bacterias, disminuyendo el riesgo de desarrollo de infecciones, úlceras y enfermedades en las propias encías.

Ya sabéis por qué se genera más saliva cuando detectamos un alimento que nos gusta: el cuerpo se prepara para alimentarse, aumentando la cantidad de este líquido con el fin de facilitar la ingestión y la digestión de la propia comida. No hay duda de que el organismo es bastante inteligente. Sobre todo en este tipo de situaciones.

Vía | Daily Mail Online
Foto | Pixabay – alonsomurillo0

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *