20 febrero 2017 Comida

Plátanos

Aunque parezcan inocentes, los plátanos ya han dado aún que otro susto. Sí, es una fruta que comemos de manera habitual y que, en un principio, no suponen ninguna amenaza. Pero solo es necesario que atendamos a las habladurías que afirman que se trata de un elemento radioactivo. ¿Por qué se realiza esta afirmación? En realidad tiene mucha más lógica de lo que parece.

En primer lugar, decir que la mayoría de frutas tienen algo de radioactivo. Sin embargo, el plátano es la considerada como la más dañina en este sentido. Aunque no suponga un riesgo para la salud. Miremos su característica más notable. Y es que, lo que más nos interesa del plátano, lo que más nos es saludable, también resulta lo que suele hacer saltar todas las alarmas.

Si acercáis un plátano a un sensor de radiación es posible que marque la fruta como de peligrosa. No en vano, no es la primera vez que se da un falso positivo en puertos y aduanas, cuando se comprueban los niveles de radioactividad.

Lo que hace que el plátano sea radioactivo es el potasio. Debemos tener en cuenta que 100 gramos de plátano contienen 400 miligramos de potasio, en forma de isótopos. Uno de los mismos, conocido como potasio-40, es radioactivo. Solo contiene el 0,0117% del total del potasio que existe en los plátanos, pero es suficiente para que haga saltar las alarmas. Por supuesto, esta cantidad no es perjudicial para el ser humano.

Aunque hayamos dicho que el plátano es una fruta radioactiva, tened en cuenta que estos niveles no llegan a ser perjudiciales. Parece que podemos estar tranquilos.

Vía | Forbes
Foto | Wikimedia Commons – Alfonsobouchot

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *