21 septiembre 2010 Curiosidades

navidad-sin-papa-noel-III

Esta es la última entrega de la historia, espero que les haya gustado, les recuerdo leer la primera y la segunda parte para que disfruten completamente del tema central

Una vez más se acercaba Navidad y el pequeño grupo de amigos decidió celebrar una fiesta para la niña, esta idea motivo que Julia visitará al padre del adorable espectro, lamentablemente la respuesta resultó negativa otra vez. Julia se retiró cabizbaja, pero luego se ánimo porque contrató un Papa Noel en la calle como sorpresa para la niña.

Cuando se acercaba la hora para la llegada de la sorpresa, el padre de la pequeña fantasma llegó repentinamente al lugar para vestirse con el traje y la barba que caracterizan al personaje, después de entrar la niña se acerco alegremente al hombre y le dijó:

Gracias por venir papá, yo nunca creí en Papa Noel porque sabía que el hombre detrás la barba eras tú, no importaba que llegarás tarde yo siempre te esperaría.

En esos momentos los recuerdos de la niña permiten que el hombre reviva y comparta los últimos momentos de su hija. Así que visualiza la imagen de una noche helada, con nieve cayendo alrededor de la pequeña. El padre no soporta el dolor y pide perdón a su hija entre sollozos, y ella le responde con un abrazo cariñoso.

El padre aprovecha ese instante de ternura para mostrarle el obsequió que tenía guardado desde esa trágica Navidad; la conjunción de estos hechos provocó que la niña empezará a desaparecer, por ese motivo sus palabras finales fueron:

Siempre trataré de cuidarte y estaré pendiente de ti; pero quiero que recuperes tu alegría de vivir, adiós papá, ¡adiós!.

El hombre arrodillado y entre llantos no podía decir nada.

Años más tarde el hombre que alguna vez dejo de lado sus deseos de vivir visitaba la sepultura de su hija con una bebe que llevaba su mismo nombre:

Esperanza

Gracia por su lectura.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 septiembre 2010
  2. Una navidad sin Papa Noel II 13 diciembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *