25 febrero 2016 Curiosidades

Examen

Cuando tenemos que hacer frente a un examen miramos con lupa la hora a la que se establece. Incluso el minuto. Esto es debido a que tenemos diferentes condicionante según el momento. Por ejemplo, a primera hora de la mañana vamos a clase con sueño. La cuesta se hace más difícil de subir. Sin embargo, un estudio llevado a cabo recientemente podría arrojar luz al respecto. Ya sabemos cual es el momento idóneo para hacer los controles.

La investigación se llevaba a cabo en Dinamarca, donde se estudiaban un total de dos millones de exámenes realizados por 600.000 estudiantes. El resultado fue bastante sencillo, ya que se quería averiguar cuando se obtenían las mejores calificaciones: todo indicaba que era por la mañana cuando los estudiantes podían conseguir evaluaciones más positivas. Curioso ¿verdad?

Además de averiguar eso, también se pudo conocer que cuanto más temprano se convocaba el examen, mejor. Los resultados más notables se obtenían a las ocho de la mañana. Por cada hora que pasara la calidad disminuía en un 0,9%. Mencionar que tomar un descanso de entre 20 y 30 minutos antes del examen aumentaba el margen de error en un 1,7%.

Haciendo caso al estudio podríamos decir que, cuanto más temprano se hagan los exámenes, mejor. Al parecer, la mente está más fresca y, por lo tanto, dispone de un rendimiento superior. No existe cansancio mental. Cualquier actividad que se introduzca tiene consecuencias negativas. Incluso descansar provoca peores notas.

La próxima vez que os den a escoger la hora para el examen no olvidéis indicar la más temprana. Toda la clase se verá beneficiada gracias a las buenas notas que se pueden llegar a obtener.

Vía | Science Alert
Foto | Pixabay – lecroitg

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *