6 agosto 2007 Animales

Los cantos, bramidos y alaridos almacenados en los ‘Archivos sonoros de gritos de animales’ conservados desde 1951 en una universidad de Berlín proponen a científicos y curiosos un paseo único por 110.000 ruidos de pájaros mamíferos o reptiles.

La colección de la Universidad Humboldt de Berlín es el tercer archivo en importancia de sonidos de animales de todo el mundo, junto con la Macauly Library, de Nueva York, y la British Library, de Londres, e incluye también los cánticos y ruidos emitidos por invertebrados y peces.

“Es sorprendente. Algunos peces producen sonidos muy melodiosos”, explica el conservador del banco de datos, el biólogo Karl-Heinz Frommolt. Contrariamente a lo que se supone, las abejas reinas emiten un sonido más próximo al grito de un mono que al zumbido de un insecto, explicó el científico, especialista en bioacústica.

Decenas de miles de sonidos -originalmente grabados en bandas sonoras- son conservados ahora casi totalmente de forma digitalizada, en discos compactos y DVD con valor enciclopédico. Más de 1.600 gritos de animales fueron suministrados en 2005 a la editorial alemana Brockhaus para su enciclopedia de sonidos.

Pero los responsables de la colección mantienen asimismo una misión científica y pedagógica ofreciendo a investigadores y estudiantes el acceso gratuito a su banco de datos.

Una parte de las grabaciones será igualmente puesta a disposición del público próximamente a través de internet. Quien lo desee podrá descargar el sonido de una foca de Siberia o de un caimán de América del Sur para su teléfono movil, gracias a un acuerdo entre el centro de archivos y un gran fabricante de teléfonos móviles.

El sitio, que ya comienza a tener éxito, constituye asimismo una fuente de financiación complementaria para el presupuesto modesto que proporciona la universidad.

Pero los archivos suministran también algunas grabaciones a título gratuito, por ejemplo a asociaciones de defensa de la fauna. Una organización privada para la protección de los lobos, por ejemplo, ofrece a sus donantes aullidos de estos animales proporcionados por los archivos berlineses.

Los responsables de los ‘Archivos sonoros’ de la Universidad Humboldt procuran a su modo contribuir a la preservación del medio ambiente.

Gracias a un programa de computación para el reconocimiento sonoro, las grabaciones permiten identificar y censar las especies que pueblan un espacio sin importunarlas. “El método acústico es muy útil para determinar las medidas de protección medioambientales que deben adoptarse”, explicó Frommolt.

Aunque los archivos berlineses seducen a internautas y aficionados a los sonidos exóticos, no ocurre lo mismo con la industria cinematográfica, que siempre usa las mismas ilustraciones sonoras.

“Desde la década de 1970 siempre escucho el mismo pájaro” se lamenta el investigador, cuyo experimentado oído registra los menores detalles. “En general los cantos de los pájaros en las películas vienen de Virginia, Estados Unidos, aunque la historia se desarrolle en Europa o en África”, concluye.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *