11 septiembre 2009 Curiosidades, Fabricación casera

manualidades una bolsita de fieltro para esperar al ratoncito perez

Con la caída del primer diente se genera una expectación única e inolvidable en la infancia de nuestro niño. Sea cual sea el momento y la edad, lo cierto es que se aglutinan una serie de emociones que pueden ir desde el temor, la alegría o, incluso, la euforia que supone verse con una sonrisa distinta.

Y es que, alrededor del mundo de la caída de los primeros dientes no sólo se mueve el aspecto biológico, quizás lo que más llama la atención son esas leyendas que lo envuelven y arropan, haciéndolo más agradable y fantástico. Y aquí, sobre todo en España, el principal culpable de ellas es el Ratoncito Pérez del que, por cierto, ya dimos buena nota cuando visitamos su Museo.

Así que una buena forma de entregarle nuestro diente de leche es preparándole una bolsita de fieltro, especial para el intercambio. Debajo de la almohada, para que no se pierda, el ratoncito saca de la bolsa el diente y deja la recompensa en la misma. ¿No te parece una buena idea?…

Su elaboración es muy sencilla. Sólo necesitas fieltro de diferentes colores, hilo de coser y un trozo de lana o cordón para cerrarlo. Puedes hacer una o varias bolsitas dependiendo de los niños que tengas o si vas a utilizar una distinta para cada diente que caiga.

bolsita de fieltro para el ratoncito perezPara hacerla tienes que cortar unos trozos de fieltro y coserlos dejando en la parte superior la abertura. En esta abertura realizaremos un dobladillo por donde introducir el cordón o la lana a fin de que se pueda cerrar. También le coseremos otro trozo de fieltro, de distinto color, en forma de diente y simulando un bolsillo.

Quizás se ofrezca a colaborar así que lo mejor es dejarlo que nos ayude. Es un buen modo de pasar una tarde distinta, entretenida y él se sentirá muy contento de estar realizando algo tan mágico y especial.

Vía | Crece Bebé

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 septiembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *