17 diciembre 2010 Animales, Curiosidades

ardilla-hembra-promiscua

Desde hace algunos años se sabe que la fauna de nuestro planeta práctica una diversidad de comportamientos sexuales, aunque en casi todas las especies el macho se considera promiscuo por la cantidad de parejas que llega acumular a lo largo de su vida.

Sin embargo algunos casos demuestran que las hembras pueden disfrutar de su sexualidad sin un objetivo concreto (preservación de la especie), por ese motivo no se puede denominar poliandria a dicha relación, y uno de estos ejemplos lo protagoniza la ardilla hembra.

Pues este mamífero no tiene ningún reparo cuando se trata de sexo, porque a pesar de entrar en celo sólo un día al año disfruta de relaciones casuales cada vez que se le presenta la oportunidad, es decir que la ardilla podría decantarse por el placer que le producen sus encuentros, aunque las investigaciones no aclaran ningún hecho.

Vía | Phenomenica

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 diciembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *