10 mayo 2012 Noticias

Radiografía

Recientemente, el empleado de una tienda situada en el aeropuerto de Gatwick sufría un atraco que se saldaba con una agresión en la que le rompían el brazo. Sin embargo, gracias a ese accidente descubría que tenía cáncer.

Paul Ford, la persona agredida, acudía al hospital para curar las heridas que le habían provocado. Allí, tras hacerle una radiografía, descubrían una sombra en el codo. Sin ir más lejos, tras mirar más detenidamente lo que era, se llegaba a la conclusión de que tenía un tumor. La radiografía también servía para descubrir que Paul había estado incubando un cáncer.

Aunque Ford no había tenido con anterior ningún tipo de dolor ni molestia, los médicos le practicaban una operación con el fin de quitar lo que le habían encontrado. Parece ser que el cáncer se encontraba en su etapa más temprana, por lo que no hubo ninguna complicación.

Los médicos que le atendieron explicaban que “de no haberse diagnosticado el cancer a tiempo el señor Ford hubiera fallecido irremediablemente“.

Ahora, Ford se se recupera favorablemente en casa. Podríamos decir que el atraco le salvó la vida.

Vía | Noticias Insólitas

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *