15 junio 2006 Humor

Anoche, mi esposa y yo estábamos sentados en la sala hablando de las
muchas cosas de la vida. Estábamos hablando de la idea de vivir o morir. Le
dije, “nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de una
maquina y líquidos de una botella.” Si me ves en ese estado, desenchufa los
artefactos que me mantiene vivo.

Ella se levantó, desenchufó la televisión y me tiró la cerveza.

¡Que hija de la gran puta!

Que malas que son las mujeres, jejejejeje.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *