16 junio 2007 Hardware

Son electrocutados, arrojados a habitaciones heladas, calentados como si estuvieran en el desierto o lanzados desde camiones: es solo parte de la ‘tortura’ que el gigante Hewlett Packard (HP) hace sufrir a sus productos para poner a prueba sus límites.

7216966f3881dg.jpg


En un campus industrial en Roseville, una ciudad del valle de California (oeste estadounidense), cerca de Sacramento, equipos de ingenieros de HP presionan a los nuevos equipamientos informáticos más allá de los límites imaginados en la vida diaria.

Ningún producto de HP pasa la inspección hasta que cumple con rigurosos estándares internacionales.

‘Dentro de estas cámaras podemos crear el clima de cualquier lugar del mundo’, dice a AFP el ingeniero Greg Knutson. ‘Entre en esta caja y estará en el Artico’, indica, mostrando una habitación donde parece caer la nieve.

El trabajo de Knutson es darle una buena paliza a los productos de HP. ‘Básicamente, hago que estas piezas de tecnología atraviesen todo su posible ciclo vital en cinco minutos’, explicó.

Así, golpea, calienta, moja, sacude, expande y contrae cada pieza de equipamiento sentenciada a su laboratorio antes de que ésta sea lanzada al mercado.

‘Nuestra misión es hacer estos productos lo más blindados posible cuando lleguen al consumidor’, dijo Knutson. ‘No queremos que sean devueltos’.

Desde ‘mesas que se agitan’ que replican en forma precisa el movimiento generado por el terremoto de Kobe, que golpeó a Japón en 1995, hasta artefactos que simulan una caída desde la parte trasera de un camión en una autopista, Knutson se regodea torturando a la tecnología.

En su rol como el gran inspector de HP, Knutson ha cerrado las rejillas de ventilación para sobrecalentar los ordenadores y golpeado ventiladores internos con destornilladores.

‘Pondremos toda una serie de servidores a 40 grados bajo cero durante tres días y luego en cinco minutos tenemos que tenerlos funcionando’, explicó Knutson, que indicó que sus pruebas son aceptadas en todo el mundo.

Todo el equipamiento enviado a su ‘laboratorio de dinámica y climatización’ debe atravesar las condiciones más extremas para revelar sus debilidades o defectos.

En un laboratorio de descarga electrostática, David Bernal utiliza una pistola para lanzar 20.000 voltios a un estante con equipamiento informático decorado con caras sonrientes.

El equipo también está encargado de probar los productos ante ondas sónicas perjudiciales. En una habitación insonorizada los productos son estudiados para regular su potencial interferencia por ondas de sonido.

‘Es como cuando encendías la aspiradora y la pantalla de la televisión se llenaba de rayas’, explicó el ingeniero Ken Hall. ‘Es básicamente lo mismo que probamos’.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *