22 junio 2015 Curiosidades

Doctorado

No hay duda de que a la hora de estudiar no hay nada escrito. La sociedad nos dice que es habitual hacerlo siendo jóvenes, pero lo cierto es que hay algunos casos que pueden llegar a ser tremendamente sorprendentes. Cuando vimos lo que había pasado con Ingeborg Rapoport la verdad es que también nos quedamos patidifusos.

Rapoport es un caso bastante extraño. Sobre todo porque tiene 102 años y ha sido hace muy poco tiempo cuando ha conseguido su doctorado. Ingeborg Syllm-Rapoport (ese es su verdadero nombre) es una neonatóloga alemana de origen judío. Este último dato tuvo mucha importancia en 1938, cuando el régimen nazi le negó el doctorado y evitó que lo consiguiera. Eso sí, su paciencia le ha ayudado a obtenerlo 77 años después.

Burkhard Goeke, el director del Hospital de la Universidad de Hamburgo, ha hecho posible que la anciana haya hecho realidad uno de sus sueños. Nuestra protagonista ha afirmado que para ella el título no significa mucho, pero que sí quería recomponer la historia.

Las personas que han evaluado el trabajo han explicado que el mismo es brillante y muy avanzado para la época. Además, el hecho de que con 102 años haya tenido que defender la teoría le da un plus bastante interesante. No todas las personas que tienen esa edad pueden hacer lo mismo.

En la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi negaba los estudios superiores y las carreras profesionales a los judíos en Alemania. Algo que ha afortunadamente ha pasado a los libros de historia. Y esperamos que no se vuelva a repetir.

Vía | Phys

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *