13 enero 2017 Salud

Frío

Es realmente curioso que los últimos artículos que hayamos escrito tengan como protagonistas al propio frío ¿verdad? Nuestro país está viviendo una ola en la que las temperaturas han bajado de manera considerable, por lo que es normal que le demos un poco de importancia a este factor. Sin embargo, hoy vamos a centrarnos en un estudio médico que nos ha dejado un poco helados. Y es que hemos podido saber que el frío es el responsable de algunos daños al corazón.

Según el estudio, el descenso de las temperaturas se puede asociar al incremento del riesgo de infarto de miocardio. Es decir, cuando la temperatura corporal desciende, el corazón comienza a latir más rápido con el fin de hacer bombear la sangre por todo el cuerpo, intentando aumentar la temperatura con el fin de proteger algunos órganos vitales. Esto es bueno, pero a largo plazo también puede resultar dañino.

Tal y como se ha demostrado gracias a la investigación, el clima frío provoca que las arterias se contraigan, y el pulso y la presión arterial aumenten. Además, se eleva el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos que producen infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Según los expertos, la temperatura recomendable para los hogares está entre los 18 y los 21 grados. En el caso de que pasemos más de dos horas a 12 grados, se provoca un aumento de la presión arterial, aumentandno también el riesgo, como hemos dicho, de un infarto o derrame cerebral. Por eso, mantener el cuerpo con una temperatura más o menos cálida es un concepto muy importante.

Ya sabéis: la próxima vez que tengáis frío, intentad calentaros lo antes posible. No se trata de un consejo para evitar un resfriado, sino una preocupación que tiene que ver con el corazón.

Vía | Netdoctor
Foto | Pixabay – Unsplash

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *