19 diciembre 2007 Humor

Imaginaros el amigo que luego llega a su casa y lo típico, ve la flauta encima de la mesa y se pone a soplar.



También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *