5 marzo 2015 Animales

Gansos

El Himalaya, como bien sabéis, es una de las zonas más amplias del planeta. Una cordillera que bien podría dar vértigo a más de uno. Por ello, no resulta extraño que eche para atrás a muchas de las personas que se atreven a cruzarlo. Sin embargo, ocurre una cosa bastante curiosa: los gansos lo pasan de punta a punta todos los años. ¿Cómo lo hacen? Vamos a desgranar este secreto.

Expongamos algunos datos. Los gansos emigran dos veces al año hasta las costas de la India, lo que significa que deben pasar por encima del Himalaya hasta recorrer una distancia de 4.500 kilómetros. Lo hacen bajo todo tipo de condiciones: de noche, volando bajo, con corrientes de aire… Todo eso no evita que puedan llegar a su destino en un tiempo de aproximadamente 391 horas (algo más de 16 días)

Es evidente que las aves tienen que pasar por sitios realmente duros, con condiciones que, como ya hemos dicho, ponen los pelos de punta a más de uno. Según un equipo de científicos de la Universidad de Bangor, en Reino Unido, los gansos alcanzan una altura de entre 4.000 y 7.290 metros. Bajan y suben según crean conveniente.

Al volar de noche, también obtienen un mayor desplazamiento debido al aumento de la densidad de aire. Hay otros datos interesantes: los gansos tienen unos pulmones un 35% mayores que otras aves, además de un mayor número de vasos sanguíneos en el corazón, por lo que también pueden obtener más oxígeno y, por lo tanto, realizar más esfuerzos.

En definitiva, podríamos decir que los gansos tienen un mayor potencial físico, por lo que pueden recorrer mayores distancias que otras especies. Interesante ¿verdad?

Vía | Sciencemag
Foto | PedroPVZ

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *