23 junio 2015 Curiosidades

Periódico

Si tenéis algún periódico guardado desde hace mucho tiempo, habréis podido comprobar que las hojas se han puesto amarillas. Algunos incluso pensarán que le han caído productos encima. No os preocupéis. No ha pasado nada de eso. La razón del nuevo color es mucho más sencilla de lo que parece.

En primer lugar hay que tener en cuenta que el papel viene de la madera. Tiene dos componentes: celulosa y lignina. La segunda es la encargada de unir la primera, funcionando de manera parecida a un pegamento, manteniendo los árboles en pie y de manera firme. Se trata de un polímero formado por moléculas pequeñas que, al unirse, forman moléculas grandes.

Cuando las imprentas deben imprimir los periódicos, utilizan materiales baratos, por lo que se ven obligadas a utilizar una mayor cantidad de lignina, comparado con los libros de buena calidad. Cuando las moléculas de lignina entran en contacto con el aire pierden estabilidad, provocando que la propia oxidación cambie el color del papel. La lignina absorbe la luz, por lo que podemos decir que, en el caso de que mantuviéramos las hojas alejadas de la luz y el aire, el color se mantendría.

Con esta información estamos seguros de que sabréis por qué los museos y bibliotecas utilizan vidrios para alejar el impacto de los rayos UV de los documentos, además de colocar los mismos en los sitios menos peligrosos.

La próxima vez que veáis un periódico amarillo, ya sabéis por qué ha tomado este color. Si queréis conservar el color original, será mejor que los coloquéis en sitios oscuros, frescos y secos.

Vía | How Stuff Works
Foto | Pixabay – geralt

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *