17 abril 2012 Noticias

Libro

La noticia es, cuanto menos, sorprendente. Nuestra protagonista de hoy es Trish Vickers, una novelista que hace unos años perdía la vista debido a una enfermedad, por lo que comenzó a escribir utilizando hojas de papel con gomas elásticas, con el objetivo de mantener los renglones rectos.

Sin embargo, tras terminar de escribir una de sus novelas, decidía enseñarsela a Simon, un chico que le ayuda en las tareas del hogar. Pero éste se quedaba perplejo al comprobar que las últimas 26 páginas estaban en blanco.

Lo que descubrieron es que Vickers había estado escribiendo esas páginas con un bolígrafo sin tinta, lo que había provocado que se hubieran quedado las marcas en el papel. De esta forma, decidían utilizar distintas luces con el fin de descifrar lo que ponía en las hojas.

Sin ir más lejos, la Policía de la zona tan solo tardaba una semana en descubrir lo que se escondía en las hojas en blanco. Incluso, llegaban a devolver a la escritora el texto en formato digital.

Titulada El legado de Grannifer, la novela saldrá a la venta durante los próximos meses.

Vía | Noticias Insólitas

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *