6 febrero 2017 Salud

Ojo

Parpadear es un acto casi completamente involuntario que, en todo caso, se realiza cada pocos segundos. No en vano, los ojos necesitan este acto con el fin de limpiarse y poder seguir funcionando con normalidad. Sin embargo, lo más curioso de todo es que la mayoría del tiempo no nos daremos cuenta de que estamos parpadeando. Lo haremos miles de veces al día, y apenas sabremos lo que hacen las pestañas.

Jorge Alió, director del Instituto Oftalmológico de Alicante, afirma que la frecuencia del parpadeo oscila entre las cinco y las 15 veces por minuto. Por supuesto, este aspecto depende de bastantes factores. Por ejemplo, si estamos mirando la pantalla de un teléfono móvil lo más seguro es que parpadeemos hasta un 70% menos. Incluso de manera más rápida.

La pregunta que proponemos es la siguiente: ¿por qué apenas nos damos cuenta de que parpadeamos? La respuesta es más sencilla de lo que parece. Y es que el cerebro ignora cada parpadeo eliminando una señal nerviosa muy específica. Es decir, esta señal indica al órgano que lo que está enfrente de nosotros ha sido modificado, notificando qué lo ha causado. Al no existir señal, no nos damos cuenta.

Debemos tener en cuenta que parpadear tiene como objetivo, entre otros, limpiar y mantener hidratados los ojos, por lo que es lógico que no sirve de mucho el saber que estamos continuamente ejecutando este movimiento. Por supuesto, es imposible no parpadear.

La próxima vez que os deis cuenta de que estáis parpadeando, ya sabéis por qué ejecutáis este movimiento y por qué vuestro cerebro no os lo está notificando.

Vía | HowStuffWorks
Foto | Pexels – Unsplash

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *