26 febrero 2015 Curiosidades

Momia

Cuando vemos una estatua en cualquier lugar del mundo, muchos pensamos en lo bonita que es o en lo bien que queda. Nuestra opinión es casi siempre positiva. Pero no hay duda de que cambiaría en el caso de que supiéramos que hay un cadáver en el interior. Así se quedaron también los científicos que descubrieron recientemente, al analizar una estatua de buda, que en su interior había una momia de más de mil años de antigüedad.

La estatua original fue expuesta en el Museo Drents hasta, al menos, el mes de septiembre del pasado año. Todo era completamente normal. Hasta que le hicieron un análisis, y descubrieron una momia del año 1100. El lugar de exhibición ha cambiado a Budapest, aunque próximamente se trasladará hasta Luxemburgo. Parece que las vacaciones del curioso “objeto” no han hecho más que empezar.

Según han explicado los científicos, la momia podría corresponder a un caso de auto momificación. Este proceso era bastante largo: empezaba con mil días de dieta con agua y semillas, seguido de otros mil días en las que sólo comían raíces, corteza de pino y té. Finalmente, se les sellaba en una tumbra de piedra hasta que conseguían, entre comillas, su objetivo. Mil días después se abría la tumba para comprobar los resultados. Si eran positivos, se les veneraba en templos. Si no, se les volvía a encerrar en las mismas tumbas.

En esta ocasión, se ha desvelado que la momia tiene los órganos quitados, además de contener inscripciones de las que no se sabe lo que pone. Los restos podrían pertenecer a Liuquan, un maestro chino de la meditación.

Por el momento no sabemos nada más de esta curiosa momia. Se está exponiendo en diferentes partes del mundo, aunque está claro que los científicos también están investigándola para comprobar de dónde proviene, y por qué se llevó a cabo este proceso. Todo un misterio.

Vía | The Washington Post

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *