18 julio 2008 Humor

predicador_deseo_moribundo

En el lecho de su muerte un predicador hace llamar a su abogado y a su agente de seguros. Ambos llegaron a la casa del mencionado y se dirigieron a su habitación.

Una vez dentro el predicador pidió que se ubicarán a la izquierda y derecha de la cama, después cogió sus manos, sonrío y se que tranquilo mirando al techo.

Durante un tiempo no dijeron nada pues el agente así como el abogado se sentían alagados por acompañar al viejo predicador en sus últimos momentos.

Finalmente el abogado decide preguntarle al moribundo ¿por qué pidió a los dos personajes acompañarlo al final de su recorrido?

El predicador junto la poca fuerza que le restaba para decir débilmente: Jesús murió entre dos ladrones y así deseo quiero irme también.

Vía | Totalmanía

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *