15 mayo 2007 Internet, Noticias

El estadounidense Casey Serin va camino de ostentar el dudoso título del blogger más odiado. El joven de 24 años compró ocho casas con el objetivo de hacer el negocio de su vida, pero la jugada le ha salido mal y no sólo no ha logrado hacerse millonario sino que se ha arruinado, debe miles de dólares en créditos y se ha convertido en el centro de las críticas de la Red, unas críticas que ahora podrían reportarle algunos beneficios.

Según cuenta news.com, el joven lanzó en septiembre una web (iamfacingforeclosure.com) para compartir sus hazañas económicas con el resto del mundo. El blog le ha lanzado al estrellato, pero por los críticos que lo patrocinan para aprender de los errores financieros que comete cada día.

Y Serin se ha dado cuenta de que puede obtener ingresos del desprecio y el enfado de los cientos de internautas que la visitan. Según el propio autor, está ganando unos 1.000 dólares al mes de los anuncios de Google y espera ampliar esta cantidad a través de la red de trabajo de Yahoo. El joven ha anunciado también que prepara un libro que venderá a través de su web.

Desde que en 2005 inició los negocios que le han llevado a la ruina, Serin publica todos los detalles y documentos de su descalabro económico, así como sus recientes problemas matrimoniales con su esposa, Galina que va a divorciarse de él. Así, ha conseguido captar la atención de diferentes grupos, algunos que señalan que actuaciones como la suya son las culpables de la burbuja inmobiliaria, otros que le sugieren que lea detenidamente la Biblia, y otros que esperan ansiosos nuevos detalles de su descalabro financiero y amoroso.

“Odiar a Casey se ha convertido en una especie de deporte entre los bloggers. Compiten por ver quien hace los comentarios más duros a sus errores financieros y se han creado páginas en su contra” añaden. En 2005, Casey gastó una suma considerable de dinero para formarse en el negocio inmobiliario y pidió créditos por valor de 2,2 millones de dólares con los que compró ocho casas en ocho meses en cuatro estados diferentes. Via El Pais.

bloguerodiado

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *