22 julio 2008 Humor

ataque_corazon_humor

Un hombre repentinamente sufrió un ataque al corazón siendo llevado a un hospital católico para ser operado de emergencia.

Cuando empezó a recuperarse la monja que lo acompañaba le preguntó ¿cómo pensaba pagar?.

El operado respondió que no tenía seguro de salud, dinero en el banco o algún familiar que pueda responder por él.

Pues sólo tenía una hermana solterona perteneciente a una orden religiosa; la monja enfadada le dijo: no somos solteronas pues estamos casadas con Dios.

El enfermo contestó: entonces sería tan amable de enviarle la cuenta a mi cuñado.

Vía | Totalmania

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *