6 noviembre 2015 Salud

Ducha

Dicen que tomar una ducha fría es bueno para la salud. A todos nos aterra hacerlo de esta manera, sobre todo en invierno, aunque tenemos que admitir que este agua es buena. Solo es necesario echar un vistazo a las propiedades que tiene el líquido helado para darnos cuenta de que hacerlo es muy bueno para nuestro bienestar.

Cuando el agua fría recorre nuestro cuerpo, lo que provoca es una reducción del ritmo cardíaco y la presión sanguínea, relajándonos y produciendo una excelente sensación. Sin ir más lejos, este tipo de duchas se han ejecutado sobre personas que tenían un ritmo cardíaco muy rápido, con excelentes resultados.

Por otra parte, es necesario mencionar que el agua fría aumenta los niveles de beta-endorfinas y noradrenalina del cerebro, produciendo también una función antidepresiva, mejorando el humor y el estado de ánimo. Es necesario tener en cuenta un detalle: las duchas de agua fría deben ser prescritas por el médico. Son buenas para la salud, pero no podemos negar que, aplicadas de mala forma, tienen implicaciones negativas. Por ejemplo, podemos coger un resfriado.

Por último, mencionar que las duchas de agua fría previenen los dolores musculares, reducen la inflamación, mejoran la apariencia de la piel y provocan que el pelo se vea ligeramente rejuvenecido.

En cualquier caso, aunque tomar una ducha con agua helada sea bueno para la salud, recomendamos siempre consultar a vuestro médico particular sobre la manera y la forma de llevarla a cabo. El agua fría entraña bastantes peligros a tener en cuenta.

Vía | Women’s Health
Foto | Wikimedia Commons – DO’Neil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *