21 septiembre 2015 Curiosidades

Aplauso

A diario, a cada hora y a cada minuto existen muchas personas que están aplaudiendo. Un gesto cotidiano y habitual que se lleva a cabo en multitud de lugares de todo el mundo. De hecho, en muchas ocasiones se realiza solo por instinto, siguiendo la corriente a las demás personas. La pregunta es ¿por qué aplaudimos? ¿de dónde vienen los conocidos aplausos? Estad atentos, porque todo es mucho más sencillo de lo que parece.

La respuesta es extremadamente corta, pero sirve: se trata de una manera social de proporcionar reconocimiento. Es decir, cuando aplaudimos lo que en realidad estamos haciendo es indicar a la parte contraria que algo nos ha gustado. Básicamente, si aplaudimos es porque estamos alegres o contentos. De hecho, serán pocas las veces que veréis aplaudir a alguien enfadado. Por eso se emiten tanto en espectáculos públicos, cines o incluso conciertos.

Hay que tener en cuenta que los aplausos suelen ser gestor colectivos que no tienen una relación estrictamente directa con la otra parte. Existen muchas ocasiones en las que aplaudimos porque lo hacen las demás personas, sin tener en cuenta nuestros propios gustos. ¿Os habéis dado cuenta de que, cuando una persona empieza a aplaudir, las demás también lo hacen? Impresionante, desde luego.

Resulta ciertamente extraño que un gesto tan complicado en realidad tenga unos orígenes tan sencillos y, a la vez, tan útiles. La próxima vez que emitáis aplausos, recordad por qué se llevan a cabo. Y si los recibís, daos por satisfechos: está claro que habéis realizado un excelente trabajo.

Vía | Youtube – Michael Pérez
Foto | Wikimedia Commons – EQUO

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *