7 febrero 2017 Curiosidades

Barcos

Lamentablemente, y por diversos motivos, una zona próspera y llena de vida puede convertirse en un lugar abandonado. Lo mismo que se puede ver en el desierto de Uzbekistán. Esta zona, completamente llena de arena, alberga también un cementerio de barcos. A aproximadamente 350 kilómetros de la ciudad de Khiva está Moynaq, antiguamente un puerto pesquero. Sin embargo, actualmente es un pueblo fantasma en el que están ubicados decenas de buques de pesca que una vez fueron olvidados.

Una vez, el lago estuvo lleno de agua y fue considerado como una de las fuentes de trabajo más importantes. Pero ya se ha consumido, siendo el agua desviada a los regadíos de algodón de Uzbekistán, además de al uso de instalaciones hidroeléctricas y embalses de Asia Central. No solo es considerado como un desastre natural: los trabajadores que antes se dedicaban a la pesca y la agricultura ya no puede ejercer esa actividad, aumentando tanto el desempleo como los problemas económicos.

Los buques que se encuentran abandonados en este desierto podrían ser equiparados a auténticos esqueletos de metal que esperan el paso del tiempo para convertirse en polvo. Por supuesto, habrá que esperar cientos de años hasta que no quede nada. A este problema hay que añadir las enfermedades que están sufriendo los habitantes cercanos a la ubicación. Ante la falta de agua también aumentan algunas dolencias.

Nadie esperaba que, lo que antaño era un lago grande y lleno de agua, ahora se haya convertido en un problema medioambiental. La comunidad ya está alerta, pero todavía no hay nadie que quiera hacerse responsable.

Vía | Business Insider
Foto | FlickR – Arian Zwegers

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *