9 octubre 2015 Salud

Dengue

Estamos seguros de que en más de una ocasión habéis escuchado el nombre de Dengue. Si, estamos ante el calificativo que se le da a una enfermedad que ya ha provocado millones de muertos en ciertas zonas del planeta. El Dengue es una enfermedad infecciosa causada por un mosquito, el Aedes Aegypti. La infección pertenece a la familia de los Flavivirus, la cual tiene a su vez cuatro variantes. Lo que hace el mosquito es transmitir la enfermedad de una persona enferma a una sana, haciendo de intermediario. El insecto en sí no lleva la dolencia.

El virus del Dengue se desarrolla especialmente en zonas que tienen climas húmedos y cálidos. De hecho, los principales sitios donde tiene presencia pertenecen al hemisferio sur. Concretamente, en Indonesia y el noreste de Australia, América Central, el Caribe y América del Sur se puede encontrar. También existen otros lugares como el sudeste asiática o África Subsahariana dónde es recomendable tener mucho cuidado.

Los síntomas suelen hacer acto de aparición entre cuatro y siete días después de la picadura del mosquito, cuando las personas se quejan de fiebres altas e inmediatas. De hecho, la temperatura puede llegar a superar los 40 grados. Después de entre dos y cinco días empieza a aparecer una erupción roja y plana en la piel. También existen otros síntomas como dolor de cabeza, cansancio, dolores musculares, náuseas, vómitos, inflamación de los ganglios, congestión nasal, tos y dolor de garganta. En un principio podría parecer que estamos ante una gripe.

Lamentablemente, no existe un tratamiento realmente efectivo y definitivo contra el Dengue. La mayor parte de las veces se atacan los síntomas, aunque los médicos recomiendan beber muchos líquidos y tomar Paracetamol para evitar la fiebre. Olvidaos del ácido acetilsalicílico, el conocido Ibuprofeno y los medicamentos que puedan provocar un sangrado. Agravarían la enfermedad. De hecho, cuando viajéis a alguno de los países afectados es recomendable evitar las picaduras de los mosquitos y aquellos lugares dónde el agua pueda quedar estancada o sucia.

El Dengue se ha convertido en una de las enfermedades más infecciosas y peligrosas. Afortunadamente, sabemos que existen consejos para ayudar a combatir la dolencia en mayor o menor medida. Eso sí, no dejéis atrás los cuidados y la precaución.

Vía | MedlinePlus
Foto | Wikimedia Commons – Danny Steaven

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *