30 octubre 2015 Salud

Vino

Dicen que el vino es bueno para la salud y nosotros, en cierta manera, tenemos que dar la razón a esta explicación. Existen numerosos estudios que la confirman, con investigaciones que no hacen sino arrojar nuevos detalles al respecto. Uno de los últimos se centra en la popular bebida y en la diabetes de tipo 2. Y es que, según hemos podido saber, ayudaría a controlarla.

Científicos de la Universidad de Negev, en Israel, han publicado los resultados de su última investigación. Estuvieron durante dos años comprobando el estado de salud de personas con diabetes tipo 2, aquella vinculada a la obesidad. Existían dos grupos: unos tomaban vino blanco y otros tomaban agua. Las conclusiones fueron curiosas.

Al parecer, las personas que normalmente bebían una copa de vino tinto con la cena tenían menos colesterol y corazones más saludables respecto de los que únicamente bebían vino blanco o agua. Además, los consumidores de vino también tenían una mejor calidad en el sueño. El principal beneficio se encuentra en un antioxidante que está incluido en el vino tinto. De hecho, se ha confirmado que este líquido puede ayudar a controlar la enfermedad.

Aunque parece que el vino tinto ayuda bastante a controlar la diabetes de tipo 2, lo cierto es que las medidas deben ponerse en marcha junto a una dieta saludable baja en calorías. Es recomendable consultar este aspecto con el médico correspondiente.

En cualquier caso, ya sabéis que el vino debe ser tomado con moderación. De nada sirve intentar controlar mínimamente la enfermedad si después se toman grandes cantidades. Al menos, ya conocemos un beneficio más de la conocida y muy vendida bebida.

Vía | Telegraph
Foto | Pixabay – condesign

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *