4 enero 2017 Naturaleza

Hukou

Las cascadas ya de por sí son espectaculares. Existen algunas muy grandes y otras con sus propias particularidades. Centremos la atención, en esta ocasión, en la cascada de Hukou. Un paisaje moldeado por la naturaleza. Es posible que os sea desconocida, pero tenemos que decir que se trata de la única cascada del mundo que tiene color amarillo. Además, es la segunda más grande de China, lo que significa que ya es sorprendente en sí misma. Sin embargo, lo último que ha sucedido en la zona está quedando estupefactos a los que se han acercado a observar los cambios.

Cada primavera, después del deshielo, estas cataratas son convierten en aguas muy caudalosas. Además, el agua se hace de color amarillo. Eso sí, los residuos que se transportan también provocan que las cascadas, una vez congeladas, sean blancas. En este aspecto reside lo más curioso. Son amarillas, se congelan, y a la vez forman un auténtico fenómeno natural que deja sorprendido a más de uno. No en vano, podríamos decir que se forman esculturas.

No hay duda de que son miles los turistas que ya se han acercado debido a la congelación que ha sufrido la cascada. Al hecho de que el agua sea amrilla hay que añadir el propio hielo, el cual ha hecho que el paisaje sea sorprendente. Varios aspectos se unen formando un resultado que pocas veces se ven en este tipo de aguas.

Está claro que la cascada de Hukou ya ha sido motivo de múltiples fotos debido a que la naturaleza ha creado un paisaje sin igual. Un montón de agua congelada que ha formado un fenómeno natural muy bonito.

Vía | Daily Mail Online
Foto | Wikimedia Commons – Leruswing

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *