19 agosto 2007 Animales, Curiosidades

Los complementos para las mascotas están a la orden del día porque lo que importa es que el animal esté a gusto, el precio es lo de menos.
En verano, siempre suelen salir en la prensa artículos y reportajes que denuncian el abandono de animales a causa de la irresponsabilidad de la gente que se va de vacaciones y que no puede o no quiere llevarlos con ellos.

Es cierto, hay personas a las que nos les importa dejar a su suerte, durante meses, a los que hasta entonces consideraban sus mascotas. Pero no hay que olvidar que toda cara tiene su cruz y, también existen personas que sí aprecian la vida de los animales hasta tal punto que, incluso, llegan a confundirlos con sus propios hijos.


Gente con glamour con mascotas glamourosas. Esa es la norma. Chandal deportivo para perros, collares de plata y piedras preciosas, pañales educadores… la longitud de la lista es proporcional al dinero que esté dispuesto a gastarse en su amiguito de compañía.

La Selva es una tienda especializada en animales que se sitúa en la calle Santo Domingo. Su escaparate está abigarrado de carteles que indican la venta y recogida de animales, sobre todo de perros y gatos. A pesar de que su especialidad no es la moda y los caprichitos para mascotas, uno de los detalles del expositor no pasa desapercibido.

«Esto no debe ser de esta tienda se han debido confundir», es lo primero que puede pensar al ver unas botellas de champán en el escaparate. Son de color verde oscuro y tienen un elegante precinto negro y dorado que nos garantiza que el contenido está en perfectas condiciones. Es la etiqueta la que hace comprender que no se encuentra ante un vino de la comarca francesa Champagne sino que se trata de un accesorio para regalar a los perros y los gatos.

Bajo la foto de un lindo gatito -como diría Piolín-, se encuentra un rótulo en el que se puede leer, Cham-Cat. Aunque, también, está la modalidad canina con su respectivo equivalente Cham-Dog. Pero, ¿qué se esconde bajo esta aparente bebida para perros y gatos?

Pues, ni burbujitas ni alcohol. Dentro de las botellas hay pienso para perros y para gatos, simplemente. Lo que importa es la apariencia y la elegancia. No es lo mismo que venga un amigo a casa y vea verter la comida de su gato desde una botella de champán, que desde el saco de pienso de 5 kilos ¿Verdad?

«De esas botellas de champán se trajeron tres cajas para la campaña navideña y se vendieron muy bien», asegura María José, dependienta de La Selva. Ya ve, la gente ama a los animales hasta límites insospechables. «Muchos también les ponen regalos de Reyes junto a los de sus hijos», continúa María José sin mostrar un ápice de asombro ante las infinidad de cuidados que reciben ciertas mascotas.

Mientras Yaco -un loro gris- no para de llamar la atención imitando un silbido muy sensual, una mujer habla con la dependienta de La Selva. «Mantener bien a un animal supone un desembolso importante de dinero», comentan ambas. Las vacunas, el veterinario, la peluquería… pequeños gastos que al final de mes pueden pasar factura.

Es el caso de Mari Carmen Buscazón, que tiene un rottweiler al que, en estos momentos, le es imposible mantener. «Tengo dos caniches y ya con ellos se me va un buen pellizco en vacunas y en peluquerías. Quiero que adopten al rottweiler y que esté en una buena familia». Añade que «es muy dócil; a pesar de la mala fama que tienen estos perros, con él no se corre ningún peligro».

La dependienta de La Selva se dispone a tomar los datos de la dueña del perro y los datos legales de la mascota en sí. Posteriormente, pasarán a formar parte de una base de datos donde se recogen las características de los animales disponibles y la exigencias de la demanda por parte de los padres adoptivos.

A los animales también les gusta sentirse queridos y guapos. No están en disposición de rechazar el trato que reciben de unos dueños que se desviven por ellos. Pero, ¿dónde está el límite?

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *