14 junio 2007 Friqui, Noticias

Un humilde cubículo de 9 metros cuadrados, con una dura cama de 90 centímetros, un pequeño escritorio y un taburete por todo mobiliario es el nuevo hogar de Paris Hilton, que este domingo cumplirá dos semanas en prisión. Paris ha renunciado a la fórmula seguida por otros famosos, la cárcel de lujo, por miedo a ser criticada, y por ello debe pasar 22 horas al día en ese espacio.

El sistema penitenciario estadounidense, que acoge a más de dos millones de convictos, está privatizado y por eso, algunas instituciones puedan ofrecer gangas a sus clientes (presos). Por un precio que varía entre los 82 y los 130 dólares diarios, los convictos por delitos menores en California pueden optar a una celda de cinco estrellas, separada del resto de los presidiarios, donde está permitido desde el uso del teléfono móvil hasta el de la computadora o el iPod. No ha sido el caso de Paris.

El preso puede ir a trabajar cada mañana y volver a dormir a la cárcel y apenas tiene que cumplir con las tareas de limpieza u organización que los delincuentes sin recursos se ven obligados a realizar. Si el delito es más grave, por ejemplo el robo de un coche, no tienen acceso a estas celdas para privilegiados.

celdaparishilton

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *