15 mayo 2015 Alucinante

Bebidas

Mucha gente piensa que por beber alcohol y emborracharse ya son seres superiores que pueden hacer lo que les dé la gana. Nada más lejos de la realidad. Solo hay que darse un paseo por el mundo para comprobar que existen bebidas que nada tienen que ver con las alcohólicas, pero para las que necesitaremos un buen par de narices para tomarlas. Literalmente, porque su olor puede llegar a ser bastante asqueroso.

Una de las más asquerosas es el Vodka con escorpión. Solo se sirve en Inglaterra, dónde los fabricantes dejan un escorpión en las botellas, mientas esperan a que las mismas se vendan. Desde luego es un sabor algo picante. Solo para aquellos a los que les gusten los insectos. Y no solo en el paladar.

En Alaska también se las traen. Los inuitas tienen la brillante idea de guardar una gaviota muerta en un recipiente con agua, dejando el resultado al sol, durante varios días. Eso hará que se fermente, provocando una bebida que les da bastante calor.

China, por último, se lleva la palma en bebidas raras. Allí existe el vino de bebé ratón. El nombre lo dice todo: ponen a una familia de crías de ratón en vino durante un año. Los más experimentados afirman que el resultado arregla problemas de hígado, piel o asma. Nosotros no sabemos qué pensar.

¿Te crees los suficientemente valiente como para beber alcohol siempre que puedes? Pues te animamos que le eches un trago a uno de estos productos. Eso si, mejor que os informéis antes sobre las consecuencias sobre la salud. No nos gustaría que os intoxicarais.

Vía | HotelClub
Foto | FlickR – Jorge Láscar

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *