30 mayo 2009 Alucinante

Coincidencias Asombrosas I

Muchas veces nos ocurren extrañas coincidencias que no podemos explicar, como por ejemplo cuando estamos hablando de alguien y justo en el momento en que decimos algo malo nos damos cuenta de que está detrás de nosotros, o cuando decimos la frase –Qué me parta un rayo– y justo en ese momento comienza a llover, a veces sabemos que son simples coincidencias, pero otras no hay más que echarle la culpa a seres sobrenaturales.

A continuación pongo una lista de Asombrosas coincidencias, pero ¿de verdad serán coincidencias?, eso depende de cada quien.

1. La maldición del auto de James Dean.

En septiembre de 1955. James Dean fue asesinado en un terrible accidente de auto al tiempo que conducía su Porsche deportivo. Después del choque el auto se toma como de muy mala suerte.

  • Cuando el auto fue remolcado del lugar de el accidente y llevado a un taller, el motor se deslizó y cayó sobre un mecánico, destrozando sus piernas.
  • Eventualmente el motor fue comprado por un doctor, quien lo colocó en su auto de carreras y fue muerto al poco tiempo, durante una carrera. Otro corredor de autos, en la misma carrera, fue muerto en su auto, el cual tenía el eje de transmisión de James Dean.
  • Cuando el Porsche de James Dean fue reparado después, el taller en el que estaba se incendió.
  • Después el auto fue mostrado en Sacramento, pero se cayó de su montura y rompió la cadera de un adolescente.
  • En Oregon, el trailer en donde estaba montado el auto se resbaló de su barra de remolque y se estrelló con el frente de una tienda
  • Finalmente en 1959, el auto misteriosamente se rompió en 11 piezas mientras se encontraba en soportes para las llantas

2. Bebé volador, salvado dos veces por el mismo hombre.

En algún momento de la década de 1930 en Detroit, una joven e increíblemente despistada madre debió sentirse eternamente agradecida con Joseph Figlock, ya que mientras Figlock caminaba por la calle, el bebé de la madre cayó desde una ventana hacia él. La caída del bebé fue detenida y ambos, hombre y bebé, estaban ilesos. Golpe de suerte, pero un año después, el mismo bebé cayó de la misma ventana, hacia… si, ya saben, el mismo Joseph. Y de nuevo detuvo la caída, y ambos sobrevivieron.

3. Bala alcanzó su objetivo años después

Henry Ziegland pensó que había burlado al destino en 1883, cuando terminó la relación con su novia quién, debido al sufrimiento, se suicidó. Su hermano estaba tan enfurecido que persiguió a Ziegland y le disparó. Él, creyendo que había matado a Ziegland, dio vuelta a su arma y se quitó la vida. Pero Ziegland no estaba muerto, la bala, de hecho, solo había rozado su cara y atorado en un árbol. Sin duda Ziegland pensó que era un suertudo. Sin embargo algunos años después, decidió cortar ese gran árbol, con la bala aún en él, como parecía una tarea difícil Ziegland decidió utilizar dinamita, grave error, la explosión arrojó la bala directo a la cabeza de Ziegland, matándolo al instante.

4. Hermanos Gemelos, Vidas Gemelas.

Hermanos que son separados al nacer, parece trama de telenovela, pero esto es lo que pasó a estos hermanos que fueron adoptados por diferentes familias. Sin conocerse entre ellos, ambas familias llamaron a sus hijos James y eso fue solo el inicio.

  • Ambos hermanos crecieron sin conocerse, y aún así ambos estudiaron leyes
  • Ambos tenían habilidades en mecánica y carpintería, además de que ambos se casaron con una mujer llamada Linda.
  • Ambos tuvieron hijos quienes fueron llamados James Alan y James Allan respectivamente.
  • Ambos hermanos se divorciaron y se casaron con otra mujer, esta vez ambas se llamaban Betty.
  • Y ambos poseían perros llamados Toy.

Cuarenta años después de ser separados, los dos hombres fueron reunidos para compartir sus asombrosamente similares vidas. Uno de los hermanos murió atropellado por un camión mientras iba en bicicleta por la autopista 8, aparentemente no vio al camión por la nieve, el otro hermano también murió atropellado por un camión tan solo dos horas después mientras iba en bicicleta por la misma autopista. Ninguno supo sobre la muerte de el otro.

5. Como lo dijo Edgar Allan Poe

En el siglo XIX, el famoso escritor de horror, Edgar Allan Poe,escribió un libro llamado La narración de Arthur Gordon Pym. Trataba sobre cuatro sobrevivientes de un naufragio quienes estuvieron en un bote for muchos días antes de que decidieran matar y comer al Grumete llamado Richard Parker. Años después, en 1884, un velero, Mignonette, naufragó dejando solo cuatro sobrevivientes, quienes estuvieron en mar abierto muchos días. Eventualmente los tres miembros de alto rango de la tripulación, mataron y se comieron al Grumete, su nombre era Richard Parker.

Vía | Odee

También te puede interesar

Comentarios

6 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 mayo 2009
  2. Asombrosas Coincidencias II 1 junio 2009
  3. Asombrosas Coincidencias III 8 junio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *