30 septiembre 2016 Curiosidades

Tyson Crawley

Las conocidas como cadenas de favores son bastante curiosas. Se basan, simplemente, en una serie de actos de bondad que permiten, en un principio, llegar a un buen fin mayor. De hecho, es algo que ya hemos podido ver en películas donde, gracias a un acto, otra persona se compromete a hacer el bien de manera altruista. Sin embargo, en ocasiones se puede llegar a este punto sin ni siquiera quererlo.

El caso de Tyson Crawley es el que nos compete en esta ocasión. Este chico, de Nueva Gales del Sur, Australia, llenaba el depósito de gasolina de su coche y paraba con el fin de tomar un café. Sin embargo, cuando fue a la caja registradora se daba cuenta de que no tenía el código PIN de su nueva tarjeta de crédito. Y tampoco llevaba dinero en efectivo. Lo que no sabía es que otra persona, presente en la tienda, le iba a pagar la compra.

Después de la actuación, la persona anónima se hacía un selfie con Crawley. El que había ayudado era ni más ni menos que John Kennedy Jr, un jugador de hockey sobre hielo que, tras publicar la foto en Internet, provocaba que esta se hiciera viral. El protagonista inicial, ni corto ni perezoso, decidía realizar otro acto parecido, es decir, pagar la factura de otra persona. Al final se ha creado una cadena de favores que ya está presente en todo el mundo.

Así es cómo, con un simple acto, se ha conseguido comenzar una cadena de favores. Aunque los mismos están centrados en pagar la factura de una gasolinera a otra persona, lo cierto es que la gente ya se está ayudando de otras formas. Curioso ¿verdad?

Vía | Facebook – Tyson Crawley

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *