19 junio 2015 Curiosidades

Tequila

El Tequila se ha convertido en una de las bebidas más consumidas de todo el planeta. No es para menos. Tiene mucho alcohol (algo que no es bueno para la salud), pero lo cierto es que eso no quita que cada día se vendan miles y miles de botellas. Muchos dicen que los elementos de la bebida son sencillos, pero la verdad está lejos de ser así.

¿Cómo se elabora el Tequila? La bebida sale de las plantas de agave, las cuales pueden llegar a tardar en madurar diez años. Cuando lo hace, se le quitan todas las hojas, quedando únicamente la parte dura, denominada piña. Las mismas son trasladas a la destilería y puestas en hornos gigantes con una temperatura de 120 grados. Ahí seguirán durante 15 horas.

Tras ser cocinadas, las plantas son puestas a enfriar, tras lo que se extrae su jugo. Al juego de agave se le llama mosto. Es almacenado en tanques durante cuatro días, durante los cuales se lleva a cabo el proceso de fermentación. Después de la primera destilación se conseguirá el Tequila ordinario. La segunda servirá para conseguir el tequila blanca. Finalmente se almacena en barriles de roble durante un año para obtener el Tequila reposado. Si se deja durante cuatro años se obtendrá el Tequila añejo.

Da igual el tipo de Tequila. Será embotellado, enviado a las tiendas y comercializado. Es evidente que el producto final lo conocemos más que de sobra. Sobre todo porque es una de las bebidas más consumidas del mundo. Los datos oficiales afirman que México produce cada año aproximadamente 200 millones de litros. La mitad de esa cifra será transportada al extranjero.

Vía | Mic
Foto | Pixabay – jfurber

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *