23 octubre 2015 Comida, Curiosidades

Café

El café de uno de los líquidos más tomados hoy en día. Aunque también es cierto que puede llegar a resultar perjudicial para algunas personas. Por ello, desde hace años disponemos de café descafeinado, el cual no incluye los componentes que, entre otras cosas, nos ponen nerviosos. La pregunta es ¿cómo se hace este líquido? ¿qué procesos se ponen en marcha?

Para fabricar café descafeinado, las empresas ejecutan varios procesos químicos. Por una parte, se modifica el grano de café en verde para extraer gran parte de las moléculas de cafeína. Esto se suele hacer cuando el grano está mojado, con agua caliente o con aquella que tenga compuestos suficiente para atraer a la cafeína.

Una de las tareas más comunes es la de usar el grano recién cosechado para sumergirlo en agua a una temperatura de entre 70 y 100º. El grano se suaviza, pudiendo extraerse la cafeína con elementos químicos preparados para tal efecto. También es posible conseguirlo al someter el café original a una alta presión.

¿Esperábais más? Lamentamos deciros que el proceso para convertir el café en descafeinado es tan sencillo y tan simple, que se lleva a cabo diariamente, y en grandes cantidades. No en vano, así se permite la ingesta de café a personas que tienen algún tipo de problema o enfermedad.

El café es uno de los ingredientes más cotizados. Consumido a diario por millones de personas alrededor del mundo, las cajas se venden por miles, por lo que podríamos decir que estamos ante uno de los componentes más valorados. Y vosotros ¿lo consumís habitualmente?

Vía | How It Works
Foto | Wikimedia Commons – Andrés Nieto Porras

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *