10 enero 2009 Accidentes


Si no es por el compañero(a) se nos cae antes de captar esta alucinante tanda de fotos. El pobre que sufrió la exposición de sus partes nobles, quedo colgado de esta maldita telesilla en algún lugar de E.E.U.U. Seguramente jamás olvidará esos minutos de tensión, aunque es probable que estaba más preocupado en ¿quién me está viendo y desde qué ángulo?

Ya lo sabes si sales de vacaciones, mucho cuidado con estos mecanismo, son algo calenturientos y sin darte cuenta podrían dejarte con los pantalones abajo. En fin, espero que no halla pasado de un ridículo susto, y que todas digo “todas” sus extremidades estén ya a temperatura normal. En serio, más que de frío yo me moriría de vergüenza.

Vía | Mal Gusto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *